Jueves, 07 Diciembre 2017 00:00

Neuropolítica y desgaste de los partidos políticos.

Por: Christián Gutierrez

Hablemos un poco de neuromarketing.

Hoy se sabe que existe el “efecto manada” en el ser humano, es decir, cuando tú ves a alguien hacer algo que te llama la atención, tiendes a hacer lo mismo. Una tercera persona, que te vea a ti y a la primera persona, seguirá el mismo patrón de comportamiento. Una cuarta persona que te vea, y que observe a las demás, hará lo mismo, y así sucesivamente, hasta que un grupo de personas esté haciendo lo mismo, al mismo tiempo.

Inténtalo: un día en el cine, grita ¡fuego! y sal corriendo, y verás cómo las demás personas harán lo mismo que tú (hasta en tanto no se percaten de que es una broma de tu parte). A esto se le llama efecto manada, comportamiento gregario, o efecto cascada.

Te comento algo más: así nos comportamos los seres humanos, porque de no hacer lo que la manada hace, vendría a nosotros una emoción negativa, que se produce en el cerebro, particularmente en la amígdala, que se encuentra en la parte más primitiva del cerebro.

Los medios de comunicación, tienden a provocar mucho el efecto manada, quizá sin saberlo. Notas con carga positiva o negativa, jalan la atención de cientos o miles de personas y las arrastran. El gran problema, es que en muchas ocasiones las notas tienden a ser negativas y nunca son clarificadas de acuerdo a la verdad. Un ejemplo de esto, es la noticia de los exgobernadores de México, que presumiblemente cometieron delitos, como enriquecimiento ilícito. Se les ha acusado por parte de las instituciones y los medios de comunicación han hecho trascender esas noticias. El asunto, es que de la misma información nada se sabe al poco tiempo; no se le da seguimiento por iniciativa del propio medio de comunicación y mucho menos trasciende públicamente una corrección, en caso de ser información meramente sensacionalista.

Otro grave problema, pero ahora para los políticos: no comunican nada para defender su imagen y reputación como instituciones o para defender la reputación de su militante vapuleado en la prensa. Guardan silencio, pensando que dejando pasar el tiempo y la nota, la gente lo olvidará.

El asunto, es que desconocen de las llamadas “improntas” o “anclas” en el cerebro.

En los partidos políticos, no cuentan con especialistas en psicología o neuromarketing y no comprenden que la impresión negativa o positiva, cuando es repetitiva, se vuelve algo aprendido, en consecuencia, reconocido por el cerebro de los seres humanos. Lo digo de manera más sencilla: aunque los partidos políticos dejen pasar este tipo de noticias muy negativas, la impronta (recuerdo y aprendizaje) ya está en cabeza de los ciudadanos y lejos de olvidarse, se conservará. Pero además de conservarse, el ciudadano se dará cuenta que los partidos políticos hacen silencio para salvar su pellejo, y eso generará molestia.

¿Qué tendrían que hacer entonces los partidos políticos para afrontar la comunicación negativa que arrastra a los ciudadanos al punto de hacerlos creer todo?

Dos propuestas claras: Entre muchas otras cosas, salir a comunicar el seguimiento de las noticias, pedir a los medios de comunicación que le den seguimiento a las noticias y hagan públicos los avances, y comprender mucho más acerca de cómo funciona el cerebro de los seres humanos que son ciudadanos y que el día de mañana saldrán a votar por uno u otro partido.

  @christian_gtz

*El autor es licenciado en derecho, con estudios de maestría en Ciencia Política y maestría en Neuromarketing, y con estudios de doctorado en Política, Gobernabilidad y Políticas Públicas. Actualmente, cursa un diplomado en Marketing Político.

Comparte
Visto 1095 veces

¡REGÍSTRATE AHORA!

y recibe gratis los artículos de nuestros especialistas.

  Mail is not sent.   Your email has been sent.
Usamos cookies para agilizar el sitio acepta para el buen funcionamiento Cookie policy. I accept cookies from this site.Agree